¿Qué ver y hacer en Ancona?

Mirando el mapa podemos ver que Ancona se encuentra justo en el centro de la costa adriática. Esta característica convierte al puerto en un punto de suma importancia para la navegación en el Adriático. Recordemos que desde Ancona salen y llegan numerosos barcos (click aquí).  Desde Ancona podemos llegar hasta Croacia, Albania o Grecia, pero también a otros destinos.

Desde el puerto se puede divisar el Arco de Traiano (115 d.C.), di Apolodoro de Damasco, y la Mole Antoneliana construida por Vanvitelli en 1733.

Foto CC-BY-SA de Claudio.stanco

Foto CC-BY-SA de Claudio Stanco

Sobre las Colinas Guasco, en una posición predominante sobre la ciudad, se encuentra la catedral, de estilo románico y con influencias bizantinas y góticas. Al principio fue dedicada a San Lorenzo, más tarde en el siglo XIV, fue dedicada a San CIriaco, patrón de la República Marítima. En el Museo de la Catedral se encuentra custodiado el sarcófago romano de Gorgonio, del siglo IV.

En el Museo Arqueológico podremos contemplar objetos de la Edad de Hierro, de los romanos, griegos y etruscos.

La iglesia de Santa Maria della Piazza es de estilo románico y fue construida en el siglo XI siguiendo los precedentes de dos iglesias del siglo V y VII.

La iglesia de San Francisco delle Scale data de 1323, restaurada más adelante, después de 1972; tiene un precioso pórtico de mármol gótico-veneciano.

La iglesia de San Domenico es del siglo XVIII y custodia una preciosa obre de Tiziana, la “Crocifissione”.

El Palazzo del Governo, del siglo XIV, se ha ampliado de forma sucesiva bajo el diseño de Francesco di Giorgio Martini; contiguo al Palazzo se encuentra la Torre Civica.

La costa de Ancona es un conjunto litoral de espléndidas playas de arena. Si nos dirigimos hacia el sur, a pocos kilómetros de la ciudad, encontramos el promontorio del Conero, con su espolón de rocas, interrumpe la larga costa ininterrumpida de playas. El Monte COnero domina el mar Adriático desde lo alto de sus 572 metros. El promontorio ofrece paisajes muy sugerentes. En 1987 y para preservar el patrimonio de flora y fauna se instituyó el Parco Regionale del Monte Conero. Los símbolos del Conero son los stacks de le Due Sorelle; a los pies de los stacks encontramos la pequeña aldea de Portonovo entorno a la fortaleza de 1810 edificada por Eugenio di Beauharnais. Cerca de la fortaleza napoleónica, se encuentra la iglesia románica de Santa Maria de Portonovo, s. XI, de la que habla Dante en el canto XXI del Paraíso.

Sin alejarnos demasiado del Ancona, a unos 25 kilómetros, encontramos el santuario de la Santa Casa di Loreto, dedicado a la Virgen. Según la tradición popular, la casa de Nazaret de María fue movida por los ángeles: primero sobre las Colinas Tersatto, después sobre las Colinas de Loreto. Aquí fue edificado el santuario que visitan cada día un gran número de devotos, pero no únicamente, ya que encontramos muchas obras de grandes artistas dignas de admirar. La construcción comenzó en 1468 y continuó en los siglos siguientes, con la intervención de grandes personajes como, por ejemplo, Giuliano de Sangallo, Bramante y Andrea Sansovino.

La parte originalmente era de un estilo gótico, mientras que las partes que le siguieron son renacentistas y barrocas. Junto a la monumental basílica podemos visitar la Sala del Tesoro. Enfrente se encuentra el Palazzo Apostolico, sede del Archivo Histórico y del Museo-Pinacoteca.

Si nos quedamos en el centro de Ancona o si decidimos explorar sus alrededores, parándonos en las encantadoras localidades de la costa o las aldeas de las colinas, tendremos que probar, casi de manera obligada, la especialidades locales y sobre todo los buenos vinos como el Tinto de Conero o el Blanco de Metauro, acompañados con algún queso gustoso y algún salami local, ¡o algún sabroso plato acompañado por el formidable tartufo!

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *