Nochevieja en Argelia

¿Cómo tienes pensado comenzar el año? ¿No tienes ganas de las monótonas cenas, fiestas y cotillones de todos los años?

Entonces,¿por qué no sumergirte en una realidad completamente distinta y por descubrir?

Argelia nos ofrece nuevas emociones. Es el país mas grande del norte de África. Por la parte oeste se encuentra Marruecos; por el este, Túnez; al sur, Mali y Níger; y al norte, obviamente, el Mediterráneo.

El paisaje argelino es muy cambiante si nos dirigimos desde el mar hacia el sur del país: pasamos de las playas de las ciudades de costa a las montañas del Atlas, hasta llegar al desierto del Sáhara y a al macizo de Ahaggar.

Si teme que sea un cambio demasiado grande, puede pasar Nochevieja en la capital argelina, por ejemplo, puesto que es muy similar a las capitales europeas con algún toque de la cultura de Argelia.

El resto de ciudades de la costa como Oran, Annaba y Skikda son algo menos “internacionales” que la capital, pero debido al gran número de turistas que llegan cada día, son ciudades adecuadas al interés y la diversión de sus visitantes.

Paseando por las callejuelas entre los coloridos puestos de los zocos, podemos contemplar telas, joyas y alfombras dejándonos encantar por los olores y aromas de las especias, disfrutando de una pequeña parte de la cultura árabe.

Estas muestras de cultura las encontramos también en los locales que nos ofrecen comida típica (a parte del cuscús, los diferentes tajines, el kefta…)

Por el contrario, con lo que respecta a las discotecas hemos de decir que las opciones no son muchas. De hecho, están más cotizadas las fiestas de estilo piano bar organizadas, en su mayoría, por los hoteles.

Alejándonos de la costa, encontramos la ciudad de Constantina, una de las ciudades que más impresionan desde el punto de vista paisajístico. Imaginemos una ciudad entre el cielo y la montaña, con fanstásticos puentes que parecen estar suspendidos en el aire. Cada uno de los puentes es un espectáculo para los viajeros que visitan Constantina: el Puente Sidi Rached, el Puente Sidi M’Cid, el Puentes des Chutes, cada uno más bonito que el anterior.

Cambiando de tema, podemos pensar, incluso, si es muy aventurero ir hacia el sur y pasar la Nochevieja en el desierto. Tenemos que señalar, de igual modo, que para los bereberes, la Nochevieja no se celebra entre el 31 de diciembre y el 1 de enero, sino que lo hacen casi dos semanas después.

El abanica de excursiones en el Sáhara el muy amplio, normalmente se hacen en 4×4 acampando por las noches. Aquí no hay lugar para la improvisación, hay que fiarse de la organización en lo que se refiere al recorrido, si no queremos que la aventura se transforme en desastre.

Foto CC-BY-SA de Mainam123456

Foto CC-BY-SA de Mainam123456

Podemos llegar hasta Tamanrasset y desde allí tomar uno de los recorridos que existen, o incluso salir desde el oasis tuareg de Djanet, el punto de partida perfecto para llegar a la zona del Acacus, que nos ofrec eun fantástico espectáculo: imaginemos inmensas dunas de arena de 200 metros del altura entre rocas de todas las formas posibles.

Existe otra posibilidad, aún más extrema, sólo para los expertos alpinistas: pasar la Nochevieja en la zona volcánica del altiplano de Haggar, bajos el Monte Tahat, la cima más alta de Argelia, para escalar al día siguiente.

Lo que sí que podemos afirmar, es que el comienzo del año será de todo menos aburrido.

Click aquí para comprar sus billetes a Argelia.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *