Author Archives: Ivan

¿Qué visitar en Milazzo?

Ya sea para unas largas vacaciones o sólo una escapada, Milazzo, en Sicilia, se presenta como una ciudad muy bonita (compara aquí los precios). Ofrece una larga lista de bonitos e interesantes lugares para visitar, sin contar la costa, una de las más largas de la región.

Si nos fijamos en su posición geográfica, podemos establecer que Milazzo es una ciudad importante desde el punto de vista turístico; de hecho esta localidad es el punto de partida en barco para dirigirnos a las islas Eolias.

Si nuestro punto de partida es la Riviera de Levante, en la que se encuentra el puerto, y nos dirigimos hacia el Cabo Milazzo y Punta Messinesse, prosiguiendo con la vuelta de la isla hasta llegar a la Rivera de Poniente, podremos admirar la costa, característica, por una parte, por sus rocas en las que rompen las olas, y por otra por las largas playas de arena.

Foto CC-BY-SA de Clemensfranz

                                                                         Foto CC-BY-SA de Clemensfranz 

De igual modo la ciudad resulta interesante por tantos motivos, sobre todo históricos y culturales: el casco antigua (parte poblada ya desde el siglo XIV a.C.) se encuentra en la zona alta, en la montaña, sin embargo la parte nueva de la población se ha desarrollado hacia la costa.

El castillo medieval domina ciudad. Fue construido por los Normando y más adelante fue restructurado y ampliado, en primer lugar, por Federico II, más adelante por los españoles. Cuenta con un precioso portal del siglo XIV con torres laterales.

Cerca de la fortaleza encontramos la antigua Catedral, de estilo barroco siciliano. Si nos adentramos hacia el centro histórico, aún rodeado parcialmente de murallas levantadas por los españoles, llegaremos a la Iglesia della Madonna del Rosario, s. XVI. Cerca de la iglesia podemos ver los restos del convento que en el pasado fueron la sede del Tribunal de la Santa Inquisición. Si proseguimos encontraremos el Santuario de San Francesco dónde podremos admirar la Virgen con el niño del artista Domenico Gagini.

Si nos dirigimos hacia la parte más moderna de la ciudad nos encontramos con la nueva Catedral, construida en los años 30 dónde se conservan, entre otras muchas cosas, los tesoros que se encontraban en la antigua Catedral.

La ciudad se extiende a lo largo de la península hasta el Cabo Milazzo dónde se encuentra el faro, desde el que podemos disfrutar de unas estupendas vistas. Cerca del Cabo Milazzo está el Santuario rupestre de San Antonio. Se dice que el Santo se refugió aquí tras su naufragio.

Sin desplazarnos de este lugar, en la parte occidental, es decir, cerca de la Punta Messinese, encontramos la Piscina de Venus o Lago de Venus. Se trata de una piscina natural, formada por rocas circulares. Llegaremos tras bajar unas escaleras de piedra de más de 200 escalones, no obstante el esfuerzo se verá recompensado por la gustosa temperatura del agua y por el paisaje del que podremos disfrutar, sobre todo durante la puesta de sol, con la islas Eolias en el horizonte.

En la parte de rocas encontramos varias cuevas, algunas visibles sólo desde el mar: la más grande es, sin ninguna duda, la Cueva de Polifemo, que se encuentra bajo el castillo. Encontramos de igual modo la Cueva del Oro, cerca de la Punta Messinesse y una pequeña cueva llamada “La Gamba di Donna” (La pierna de mujer).

Muy cerca de Milazzo, exactamente a 12 kilómetros, se encuentra la localidad de Santa Lucia del Mela con muchos monumentos que visitar, como el Palazzo Vescovile, la Catedral o el Castillo del s. XIV.

Los mayores atractivos de Milazzo siguen siendo su límpido y sus fantásticas playas.

 

 

¿Qué ver en Puerto del Rosario?

Fuerteventura, Puerto del Rosario: ambos nombren nos traen a la mente de manera inmediata el sol, el mar y las vacaciones. Las Islas Canarios atraen a muchos turistas por estos simples motivos: la belleza del paisaje de las islas, su mítico clima y la oferta de entretenimiento.

Fijándonos en el archipiélago canario, podemos observar que la isla de Fuerteventura se encuentra junto a la de Lanzarote separadas por el canal de la Bocayna. El contiente africano se encuentra muy cerca y nos damos cuenta de ello por su clima casi sahariano que se parece mucho al de Marruecos. Puerto del Rosario es la capital de Fuerteventura y se encuentra en la costa oriental.

Puerto del Rosario no es una ciudad muy grande, pero su puerto está muy bien conectado con el resto de las islas, así como con la costa española y marroquí. De igual manera, está bien conectada con el resto de la isla. Esta ciudad es menos turística que el resto de la isla, pero seguramente no resulta menos atractiva; de hecho se puede decir que exactamente por este motivo es más auténtica y original.

La característica más curiosa de Puerto del Rosario es el numeroso conjunto de esculturas, bastante particulares, dispersas por toda la ciudad realizadas por Juan Bordes.

Las bonitas casas blancas, típicas de los pueblos costeros de las Islas Canarias, resultan aún más sugerentes en la zona del puerto. En el centro de la ciudad, en la Calle Virgen del Rosario, podemos visitar la Casa-Museo de Miguel de Unamuno, en la que el famoso escritor y filósofo español vivió durante su exilio. Frente a la Casa-Museo Miguel de Unamuno se encuentra la Iglesia de la patrona de la isla, Nuestra Señora del Rosario, construida en 1828.

Cerca del puerto encontramos la Playa Chica, de arena blanca, muy valorada por sus habitantes dada la proximidad al centro de la ciudad. Si proseguimos por la costa llegaremos a Playa Blanca, una moderna playa de más de un kilómetro de longitud con hoteles, bares y restaurantes. El resto de las playas se encuentran, principalmente, al este de la ciudad.

Debido a su posición Fuerteventura está expuesta al azote del viento, dicha característica la convierta en el destino preferido de todos los surfistas. Toda la zona de Puerto del Rosario es perfecta para practica vela, surf, windsurf y kitesurf. Se realizan también cursos para principiantes. De igual modo, los apasionados de las inmersiones y de la pesca submarina encontraran un mar fantástico para dar rienda suelta a sus pasiones.

A lo largo del año hay varias fiestas, siendo la más importante y divertida la que tiene lugar durante el carnaval. Hay desfiles con carrozas, pero lo más importante es la regata de Los Achipencos con barcas artesanales construidas por los propios regatistas.

Otra particularidad que no podemos perdernos es el Ecomuseo de La Alcogida. Se encuentra a poca distancia de Puerto del Rosario, si nos dirigimos hacia el interior de la isla. Se trata de un museo viviente que contiene 7 salas donde se reproducen todas las actividades típicas de la economía de antaño de la isla. Encontramos algunas salas dedicadas para los niños (para estos últimos la entrada es gratis).

Otra excursión que no podemos perdernos es la de la Montaña de Tindaya, considerada una montaña sagrada. Se encuentra al norte de Puerto del Rosario y allí quedan todavía restos de los antiguos pobladores de la isla, los Majos. Alrededor de toda la montaña encontramos lagunas repletas de diferentes especies de pájaros.

La ciudad de Puerto del Rosario es muy interesante por diversos motivos, entre ellos el que sirva de punto de partida para descubrir toda la isla. (click aquí para comprar su billete)

Arrecife, la acogedora capital de Lanzarote

¿Sueñas con ir de vacaciones a las Islas Canarias? No lo dudes más: escoge Arrecife, la capital de Lanzarote y seguramente no te arrepentirás de ello.

De hecho, esta acogedora ciudad te sorprenderá con sus fascinantes paisajes de rocas que dan el nombre a la capital, sus casas blancas y su límpido mar.

Si venimos desde España por mar, Lanzarote será la primera de las Canarias que encontremos. Su capital, Arrecife, se encuentra en el centro de la costa oriental. Ante el viajero se presenta con muchos arrecifes y pequeños islotes. El pueblito de pescadores se ha convertido en un lugar de culto turístico y de balneario, sin perder su encanto tradicional.

Desde el punto de vista cultural, no faltan lugares para visitar, como por ejemplo el Castillo de San José y su museo Internacional de Arte Contemporáneo. Podemos llegar a pie si salimos desde la Avenida del Mar y seguimos el paseo litoral.

arrecife

                                                                  Foto CC-BY de Marc Ryckaert 

La Casa Amarilla se encuentra en la Calle León y Castillo y alberga diversas exposiciones.

La Casa de Los Arroyo es un precioso edificio de estilo colonial; alberga el Centro Científico y Cultural Blas Cabrera, físico de renombre nacido en Arrecife.

Un de los barrios más característicos es el de San Ginés, el patrón de la ciudad, cuya fiesta se celebra durante el mes de agosto. La Parroquia Matriz de San Ginés, de 1665 y estilo barroco, le rinde homenaje.

La Laguna de El Charcho de San Ginés es un puerto natural. Todo el barrio ha sido renovado y alberga bares, restaurantes y teatros, formando un bello conjunto con las casas de los pescadores.

Para las compras encontramos la Calle Real, conocida también como la Calle León y Castillo. Sin embargo, para la vida nocturna tendremos que movernos a la Calle José Antonio o a la Avenida Fred Olsen dónde no echamos en falta bares, discotecas o salas de billar.

Si queremos pasear a la sombra de grandes arboles tropicales y con el mármol de bonitas fuentes, será suficiente con dirigirnos al Parque de la Marina donde encontraremos, también, el Kiosco de la Música.

Justo frente a la ciudad encontramos algunas islas como por ejemplo el islote de San Gabriel y su fortaleza. El Castillo de San Gabriel alberga el Museo de Historia y se conecta con el Puente Nuevo de Piedra, circulable, y por el Puente de Las Bolas, peatonal. Las vistas desde el Castillo son inigualables: podremos contemplar la inmensidad del mar, pero también toda la ciudad.

La playa más cercana al centro, se puede llegar a pie, es la Playa del Reducto, con una longitud de más de 500 metros. Se trata de una bahía con una playa equipada y parking.

Alejándonos unos cuantos kilómetros encontramos la Playa de Matagorda, una bonita laya de arena, con un agua impoluta y fresca (no olvidemos que nos encontramos en el Atlántico, por lo tanto el agua estará más fría que la del Mediterráneo).

Vale la pena movernos unos cuantos kilómetros más (más o menos 11) para visitar el Cactus Garden situado en la localidad de Teguise. Este espectacular jardín botánico que acoge muchísimas especies de cactus es una obra del famoso arquitecto César Manrique; en la entrada encontramos un molino de viento.

A 5 kilómetros de Arrecife, en Taro de Tahiche, encontramos la fundación dedicada a César Manrique, con algunas de sus obras como cuadros, esculturas y proyectos arquitectónicos.

Por lo tanto,no ninguna duda, cuando se va a Lanzarote encontraremos el modo de relajarnos, de ver tantas cosas magníficas, pero además podremos apreciar la magnífica acogida de toda la ciudad.

Las playas más bonitas de Molise a lo largo de la costa verde

¿No os gusta tener pocos centímetros de arena en la playa, casi pegados al vecino de la sombrilla de al lado y os estáis preguntando si existen playas de la costa adriática sin tanto alboroto? La respuesta es sí, existen y podemos encontrarlas a lo largo de la costa verde, en Molise.

Estos pocos kilómetros de playa (menos de 40) pertenencen a una de las regiones italianas más pequeñas, Molise.Esta región es, tal vez, conocida por las localidades de montaña como, por ejemplo, Capracotta, a 1363m, pero su costa, incluso si no es muy grande, ofrece todas las comodidades con sus hoteles, restaurantes y camping equipados. La ciudad costera más importante es Termoli; desde su puerto podemos dirigirnos en barco a las Islas Tremiti y a Croacia (click aquí para reservar tu barco).

Foto CC-BY-SA de Antonio Raspa

Foto CC-BY-SA de Antonio Raspa

Si salimos desde el norte de Molise, tras la frontera con la región de Abruzzo, encontramos la Marina de Montenero. Seguiremos con la Marina de Petacciato y poco después encontraremos Torre Petacciato; la TorreSaracena se encuentra, sin embargo, en el norte de la ciudad de Termoli donde encontraremos también una de las dos playas que frecuentan los habitantes de la región. La playa de San Antonio es la playa de mayor longitud, casi 10 kilómetros, y está muy bien equipada. Recibió la bandera azul (también se le otorgó la bandera verde, concedida a las playas adaptas a los niños). Su fina arena y sus límpidas aguas justifican, sin lugar a dudas, estos reconocimientos, sin olvidarnos del magnífico espectáculo que ofrecen las murallas de la parte antigua de la ciudad y del Castillo Svevo, en el extremo sur de la playa.

Todo la parte antigua resulta muy sugerente y en la ciudad podemos visitar la Catedral dedidacada a San Basso, con la bella fachada de Alfano de Termoli. La Catedral se edificó en el siglo VI, fue incendidada por los turcos y restaurada en el siglo XVIII.

La otra playa de Termoli es la de Rio Vivo, en la parte sur de la ciudad, mucho más pequeña que la de San Antonio, pero igualmente interesante sobre todo para aquellos que practican deportes acuáticos, windsurf y vela; a este respecto encontramos en esta playa el círculo de vela que organiza varias regatas.

El lido Campomarino se encuentra antes de la frontera con la región de Puglia; también esta playa obtuvo la bandera azul y se presenta como una playa de bonitas dunas de fina arena y una pineda que ofrece la posibilidad, tras un buen baño en un mar cristalino, de reposarse a la sobra sin necesidad de sombrilla (encontramos zonas equipadas que alternan con las zonas libres). Cerca de la playa encontramos el Oasi faunistica del Bosco di Ramitelli.

En Campomarino, vale la pena visitar la iglesia de Santa Maria a Mare, del siglo XII, y sus estupendos frescos.

Si nos dirigimos de nuevo hacia la zona norte de Termoli, encontraremos muchas playas libres, como ocurre en la Marina de Patecciato; esta zona es mucho más salvaje y reservada y también aquí la playa ha sido galardonada con la bandera azul. La localidad de Petacciato se encuentra a 7 kilómetros y posee una bonita iglesia de estilo románico, dedicada a San Rocco.

Prosiguiendo hacia el norte encontramos Marina de Montenegroo que es, de hecho, la playa de la localidad de Montenegro de Bisaccia, desde la que nos separan 16 kilómetros. Para visitar en el pueblo, el Santuario de Santa Maria de Bisaccia.

Tras habernos relajado en la playa os aconsejamos probar la especialidades de la localidad que combinan tradición y gusto. Sin ninguna duda, este es el mejor modo para finalizar el día.

Ceuta, ¿qué ver?

¿España o Marruecos? ¿a dónde prefieres ir de vacaciones? Existe un lugar que puede resolver el dilema: estamos hablando de Ceuta. De hecho, lo que caracteriza a esta espléndida ciudad es que se trata de una ciudad española, incluso aunque se encuentre en el continente africano.

Se trata de una península en el Mediterráneo, al este del estrecho de Gibraltar, en la costa africana, no demasiado lejos de las ciudades marroquíes de Tánger y Tetuán. Pero no debemos confundirnos: Ceuta es una Ciudad Autónoma española. Se encuentra frente a Andalucía, en concreto, frente a la ciudad de Algeciras, a muy poco tiempo en barco.

Lo que convierte a Ceuta en una ciudad interesante es su convivencia con la cultura europea y africana y a pesar de la contraposición entre ambas, conviven de manera cordial, creando una atmósfera capaz de fascinar a los visitantes.

Una vez llegados al puerto, en la parte continental, tendremos que atravesar el foso de San Felipe para llegar al centro, encerrado en su totalidad en la península.

Foto CC-BY-SA de Ecemaml

Foto CC-BY-SA de Ecemaml

Lo primo que nos llama la atención es la gran fortificación orientada hacia la Plaza de las armas, es decir, hacia las Murallas Reales, levantadas por los árabes para defender la ciudad. Si continuamos con nuestro recorrido, puede hacerse sobre las muralles, disfrutaremos de un panorama fantástico con el azul del mar y con toda la ciudad, con sus bonitos edificios andaluces y sus grandes plazas.

Una de estas últimas es la Plaza de la Constitución, que se une a la Plaza de África a través del Paseo de Las Palmeras. En la Plaza de África, con sus parterres floridos y muy bien cuidados, se encuentra la Catedral de Santa María de la Asunción, construída sobre la mezquita entre el siglo XVII y el XVIII es de estilo neoclásico mayoritariamente, con una fantástica fachada en mármol negro.

Siempre en la misma plaza encontramos el Santuario de Nuestra Señora de África, llamado también Parroquia de Santa María de África, construido sobre la antigua ermita portuguesa. El 5 de agosto, al final de la Feria de Ceuta, que incluye diversos eventos y manifestaciones culturales, se celebra la fiesta de Nuestra Señora de África.

Paseando por el Paseo de la Marina Española, podemos divisar el espectacilar Parque Marítimo del Mediterráneo, del arquitecto conejero César Manrique; aquí, los lagos, cascados, fuentes y jardines se encuentran en tal armonía que parecen completemente naturales. Aun así, no encontramos sólo estupendos jardines. De hecho encontramos juegos para niños, bares, restaurantes y además un casino. El Parque resulta, por todos estos motivos, un lugar muy concurrido y frecuentado ya sea de día que de noche.

El Monte Hacho, al este de la ciudad, es uno de los lugares que no podemos perdernos. Cuenta la leyenda que se trata de una montaña que fue movida por Hércules para abrir un paso entre el Mediterráneo y el Atlántico. Podemos llegar a la cima del monte con el funicular, y desde allí contemplar el estrecho desde el Mirador de San Antonio. Aferrada al acantilado encontramos la fortaleza del Castilo del Desnarigado, con su museo.

Las playas más populares por los habitantes de Ceuta son la Playa de la Ribera y, al sudeste, la Playa del Chorrillo; ambas son de arena, con fondos bastante profundos y, obviamente, con un mar límpido. Como en cualquier playa española, encontramos, también, quioscos que no venden únicamente bebidas, sino que están equipados para cocer el pescado o carne a la brasa.

Ceuta es una pequeña ciudad, pero para todo lo que tiene que ofrecer a sus visitante, ¡resulta una verdadera joya!

 

Mercados de Navidad en Croacia

¡Qué bonita sensación la de sentirnos niños de nuevo, al menos durante Navidad! La colorida decoración, los árboles iluminados y el olor de los dulces tienen el fantástico poder de retrotraernos en el tiempo hasta el tiempo en el que esperábamos la Navidad.

Los mercados de Navidad consiguen fascinar a grandes y pequeños… movernos entre los puestos resulta un verdadero placer para todos. En Europa encontramos tantos de estos mercados que la elección resulta difícil. Si queremos reencontrarnos con la tradición, lo mejor será visitar los mercados de Croacia.

Podemos ir a la capital, Zagreb, pero también podemos ir a las ciudades costeras como Zara, Fiume, Imag y Spalato donde podemos encontrar, durante el periodo navideño, la oportunidad de vivir la magia de la Navidad, no sólo con los mercados, sino también con otras manifestaciones y eventos culturales.

Foto CC-BY-SA de Marianocecowski

                                                                         Foto CC-BY-SA de Marianocecowski

Llegar hasta Croacia es muy sencillo. Podemos hacerlo en avión, pero sobre todo encontramos barcos que nos permiten atravesar el mar Adriático muy cómodamente y en poco tiempo desde varios puertos italianos.

Si elegimos como destino Fiume (Rijeka),podremos admirar la fabula decoración del Korzo, pasear entre los stands y puestos que ofrecen todos lo que queramos para decorar el arbol de Navidad, pero también muchas cosas más. Los niños podrán divertirse con el tren de Papá Noel que circula por las calles de la ciudad. Los adultos podrán disfrutar, si la estancia coincide con dicho período, del concierto de Navidad que se lleva a cabo en la Catedral. En Split, conocida como la Estrella de Croacia, durante el Adviento “Adventilacija”, encontramos manifestaciones culturas, conciertos y espectáculos de folclore, ya sea en las calles del centro de la ciudad como en la plaza. El mercado de Navidad tiene lugar en el paseo marítimo y ofrece, como marca la tradición, decoraciones de colores, artesanías de todo tipo y dulces típicos navideños, como los de pan de jengibre. Si se tiene la oportunidad, vale la pena, en Navidad, segur la misa de medianoches en la pequeña iglesia de la Virgen de Belén, en el Monte Marjam.

Si decidimos ir a la capital, Zagreb, podremos sumergirnos en un mundo fantástico. Todo en la ciudad, desde las callejuelas del centro histórico hasta las grandes avenidas, nos recuerda que estamos en el período más fantástico del año: luces, adornos, decoraciones de colores… Todo esto acompañado por música y conciertos para todos los gustos, sin olvidarnos de los espectáculos para niños.

Los mercados son el orgullo de Zagreb, de hecho regalan su decoración en varios puntos de la ciudad: en la Plaza Europa, en Ban Josip Jelačic Square y en Zrinjevac. De los grandes pabellones a los simples puestos, todo es perfecto para despertar la fantasía de los visitantes. Los adornos para el árbl de Navidad y el pesebre propuesto son el resultado de la creatividad y de la maestría de los artesanos locales, y también de los provenientes de otras partes del mundo. Podemos encontrar muchos otros objetos objetos, todos, completamente fabulosos para regalar a nuestros seres queridos. También encontramos varios stands gastronómicos donde, aparte de las muchas especialidades, no pueden faltar dulces tradicionales, para regalar y degustar in situ, así como tampoco puede faltar el vin brûlé que nos calentará del frío, al mismo tiempo que calentará nuestros corazones.

¿Qué ver y hacer en Ancona?

Mirando el mapa podemos ver que Ancona se encuentra justo en el centro de la costa adriática. Esta característica convierte al puerto en un punto de suma importancia para la navegación en el Adriático. Recordemos que desde Ancona salen y llegan numerosos barcos (click aquí).  Desde Ancona podemos llegar hasta Croacia, Albania o Grecia, pero también a otros destinos.

Desde el puerto se puede divisar el Arco de Traiano (115 d.C.), di Apolodoro de Damasco, y la Mole Antoneliana construida por Vanvitelli en 1733.

Foto CC-BY-SA de Claudio.stanco

Foto CC-BY-SA de Claudio Stanco

Sobre las Colinas Guasco, en una posición predominante sobre la ciudad, se encuentra la catedral, de estilo románico y con influencias bizantinas y góticas. Al principio fue dedicada a San Lorenzo, más tarde en el siglo XIV, fue dedicada a San CIriaco, patrón de la República Marítima. En el Museo de la Catedral se encuentra custodiado el sarcófago romano de Gorgonio, del siglo IV.

En el Museo Arqueológico podremos contemplar objetos de la Edad de Hierro, de los romanos, griegos y etruscos.

La iglesia de Santa Maria della Piazza es de estilo románico y fue construida en el siglo XI siguiendo los precedentes de dos iglesias del siglo V y VII.

La iglesia de San Francisco delle Scale data de 1323, restaurada más adelante, después de 1972; tiene un precioso pórtico de mármol gótico-veneciano.

La iglesia de San Domenico es del siglo XVIII y custodia una preciosa obre de Tiziana, la “Crocifissione”.

El Palazzo del Governo, del siglo XIV, se ha ampliado de forma sucesiva bajo el diseño de Francesco di Giorgio Martini; contiguo al Palazzo se encuentra la Torre Civica.

La costa de Ancona es un conjunto litoral de espléndidas playas de arena. Si nos dirigimos hacia el sur, a pocos kilómetros de la ciudad, encontramos el promontorio del Conero, con su espolón de rocas, interrumpe la larga costa ininterrumpida de playas. El Monte COnero domina el mar Adriático desde lo alto de sus 572 metros. El promontorio ofrece paisajes muy sugerentes. En 1987 y para preservar el patrimonio de flora y fauna se instituyó el Parco Regionale del Monte Conero. Los símbolos del Conero son los stacks de le Due Sorelle; a los pies de los stacks encontramos la pequeña aldea de Portonovo entorno a la fortaleza de 1810 edificada por Eugenio di Beauharnais. Cerca de la fortaleza napoleónica, se encuentra la iglesia románica de Santa Maria de Portonovo, s. XI, de la que habla Dante en el canto XXI del Paraíso.

Sin alejarnos demasiado del Ancona, a unos 25 kilómetros, encontramos el santuario de la Santa Casa di Loreto, dedicado a la Virgen. Según la tradición popular, la casa de Nazaret de María fue movida por los ángeles: primero sobre las Colinas Tersatto, después sobre las Colinas de Loreto. Aquí fue edificado el santuario que visitan cada día un gran número de devotos, pero no únicamente, ya que encontramos muchas obras de grandes artistas dignas de admirar. La construcción comenzó en 1468 y continuó en los siglos siguientes, con la intervención de grandes personajes como, por ejemplo, Giuliano de Sangallo, Bramante y Andrea Sansovino.

La parte originalmente era de un estilo gótico, mientras que las partes que le siguieron son renacentistas y barrocas. Junto a la monumental basílica podemos visitar la Sala del Tesoro. Enfrente se encuentra el Palazzo Apostolico, sede del Archivo Histórico y del Museo-Pinacoteca.

Si nos quedamos en el centro de Ancona o si decidimos explorar sus alrededores, parándonos en las encantadoras localidades de la costa o las aldeas de las colinas, tendremos que probar, casi de manera obligada, la especialidades locales y sobre todo los buenos vinos como el Tinto de Conero o el Blanco de Metauro, acompañados con algún queso gustoso y algún salami local, ¡o algún sabroso plato acompañado por el formidable tartufo!

Curiosidades de Mesina

La ciudad de Mesina es conocida, sobre todo, por el estrecho de Mesina: todos los que llegan desde el continente, para ir a Calabria o a Sicilia, pasan obligatoriamente por el estrecho.

De hecho, cada día y de manera continua barcas y barcos (click aquí)  llevan de un lado a otro personas, coches, camiones y mercancías varias. Ya nadie tiene miedo de los monstruos Escila y Caribdis de la mitología griega: la leyenda cuenta que ambos monstruos marinos controlaban el estrecho y afondaban las embarcaciones que osaban desafiarlos navegando por estas aguas.

Foto de dominio público

                                                                               Foto de dominio público

El estrecho conecta Reggio Calabria con Mesina, pero es el único vínculo entre ambas ciudades: la historia juntas ambas ciudades tanto en los orígenes de Grecia como en el pasado bajo la dominación romana, bizantina, normanda y española. Ambas ciudades sufrieron la misma suerte durante el terremoto de 1908, cuando fueron destruidas, pero sus habitantes se esforzaron de tal manera que la reconstrucción fue muy rápida. Otro punto en común entre las dos ciudades des estrecho, en esta ocasión mucho más agradable, es el magnífico pez espada que se pesca en sus aguas y que se cocina en las dos costas y que es sublime.

La costa del norte de Mesina nos ofrece estupendas playas de arena y hasta aquí no hay nada extraño. Lo que, por el contrario, es muy curioso es el nombre de algunas de estas zonas como por ejemplo: Paz, Contemplación y Paraíso. Es cierto que cuando se viene hasta aquí podemos quedarnos contemplando el fantástico panorama ( viendo aparte del azul del mar, perfectamente la costa de Calabria), disfrutar de “paz” y tranquilidad y sentirnos en el “paraíso”.

Este último nombre era el de la propiedad de un noble, rodeada por maravillosos jardines y árboles de cítricos, donde iban muchas personalidades; el nombre se extendió posteriormente a toda la zona. El nombre de Contemplación se debió, sin embargo, muy probablemente a la Virgen de la Contemplación.

Si nos dirigimos desde Mesina hasta el extremo nororiental del estrecho, es decir, hasta el cabo Peloro o punta del Faro, en donde el mar Tirreno se encuentra con el mar Jónico, encontramos dos lagos; el más grande, el lago de Ganzirri, se conoce como Pantano Grande. El más pequeño, el lago del Faro, se conoce como Pantano Piccolo. Estos lagos, unidos al mar mediante canales, tienes una biodiversidad enorme hasta tal punto que se han convertido en zonas protegidas.Desde el sigo XIX se descubrió que estos lagos podían convertirse en una fuente de sustento para sus habitantes gracias a la mitilicultura. De hecho, desde ese estonces se descubrió como cultivar almejas y mejillones. Actualmente está actividad se mantiene sobretodo en el Pantano Piccolo.

La ciudad de Mesina ha acogido a numerosos personajes famosos, sobre todo artistas: el celebérrimo pintor Caravaggio, tras su paso por Siracusa, residió en Mesina desde finales del 1608 hasta el verano de 1609. Desde luego esta bonita ciudad le sirvió de inspiración, puesto que este período fue muy fructífero para él desde un punto de vista artístico; recibió varios encargos tanto por la parte de os particulares, así como del ente público. De este estancia dejó fantásticos testimonios: l’Adorazione dei Pastori y la Risurrezione di Lazzaro. Estas dos estupendas obras pueden admirarse en la sala del Museo Regionale, donde se encuentran ademñas las obra de Antonello da Messina.

Sería un error considerar a la ciudad de Mesina como un lugar de paso; vale la pena, por el contrario, tomarse algo de tiempo para descubrir y apreciar esta fantástica localidad.

Nochevieja en Argelia

¿Cómo tienes pensado comenzar el año? ¿No tienes ganas de las monótonas cenas, fiestas y cotillones de todos los años?

Entonces,¿por qué no sumergirte en una realidad completamente distinta y por descubrir?

Argelia nos ofrece nuevas emociones. Es el país mas grande del norte de África. Por la parte oeste se encuentra Marruecos; por el este, Túnez; al sur, Mali y Níger; y al norte, obviamente, el Mediterráneo.

El paisaje argelino es muy cambiante si nos dirigimos desde el mar hacia el sur del país: pasamos de las playas de las ciudades de costa a las montañas del Atlas, hasta llegar al desierto del Sáhara y a al macizo de Ahaggar.

Si teme que sea un cambio demasiado grande, puede pasar Nochevieja en la capital argelina, por ejemplo, puesto que es muy similar a las capitales europeas con algún toque de la cultura de Argelia.

El resto de ciudades de la costa como Oran, Annaba y Skikda son algo menos “internacionales” que la capital, pero debido al gran número de turistas que llegan cada día, son ciudades adecuadas al interés y la diversión de sus visitantes.

Paseando por las callejuelas entre los coloridos puestos de los zocos, podemos contemplar telas, joyas y alfombras dejándonos encantar por los olores y aromas de las especias, disfrutando de una pequeña parte de la cultura árabe.

Estas muestras de cultura las encontramos también en los locales que nos ofrecen comida típica (a parte del cuscús, los diferentes tajines, el kefta…)

Por el contrario, con lo que respecta a las discotecas hemos de decir que las opciones no son muchas. De hecho, están más cotizadas las fiestas de estilo piano bar organizadas, en su mayoría, por los hoteles.

Alejándonos de la costa, encontramos la ciudad de Constantina, una de las ciudades que más impresionan desde el punto de vista paisajístico. Imaginemos una ciudad entre el cielo y la montaña, con fanstásticos puentes que parecen estar suspendidos en el aire. Cada uno de los puentes es un espectáculo para los viajeros que visitan Constantina: el Puente Sidi Rached, el Puente Sidi M’Cid, el Puentes des Chutes, cada uno más bonito que el anterior.

Cambiando de tema, podemos pensar, incluso, si es muy aventurero ir hacia el sur y pasar la Nochevieja en el desierto. Tenemos que señalar, de igual modo, que para los bereberes, la Nochevieja no se celebra entre el 31 de diciembre y el 1 de enero, sino que lo hacen casi dos semanas después.

El abanica de excursiones en el Sáhara el muy amplio, normalmente se hacen en 4×4 acampando por las noches. Aquí no hay lugar para la improvisación, hay que fiarse de la organización en lo que se refiere al recorrido, si no queremos que la aventura se transforme en desastre.

Foto CC-BY-SA de Mainam123456

Foto CC-BY-SA de Mainam123456

Podemos llegar hasta Tamanrasset y desde allí tomar uno de los recorridos que existen, o incluso salir desde el oasis tuareg de Djanet, el punto de partida perfecto para llegar a la zona del Acacus, que nos ofrec eun fantástico espectáculo: imaginemos inmensas dunas de arena de 200 metros del altura entre rocas de todas las formas posibles.

Existe otra posibilidad, aún más extrema, sólo para los expertos alpinistas: pasar la Nochevieja en la zona volcánica del altiplano de Haggar, bajos el Monte Tahat, la cima más alta de Argelia, para escalar al día siguiente.

Lo que sí que podemos afirmar, es que el comienzo del año será de todo menos aburrido.

Click aquí para comprar sus billetes a Argelia.

¿Qué hacer en Patras, Grecia?

¿Ya conoces Patras? Sabemos que en Grecia (click aquí para el barco) para  existen preciosos lugares en los que podemos no sólo relajarnos, sino también enriquecernos culturalmente ampliando nuestros conocimientos. Patras, de hecho, forma parte de estos lugares que resultan interesantes bajo cualquier punto de vista.

La ciudad resulta ideal si el objetivo de las vacaciones también es impregnarse de la cultura y las tradiciones griega (además, Patras fue capital de la cultura en 2006).

Llegar hasta Patras resulta muy sencillo, sobre todo si venimos desde Italia, puesto que hay muchos puertos bien conectados con el de Patras.

Patrasso

                                                                                   Foto CC-BY-SA de Eusebius

Esta importante ciudad del norte del Peloponeso se encuentra al oeste de Grecia, en el mar Jónico. Es la capital de la región de Acaya y se encuentra a dos horas y media en coche de la capital, Atenas.

Una de las características de la localidad es, sin ninguna duda, el larguísimo puente que pasa sobre el Golfo de Corinto, el RION ANTIRION “CHARILAOS TRIKOUPIS”, también llamado el “Puente de Poseidón”. Se trata de un moderno puente, 2883 metros de largo, que une Patras, concretamente Rio, a Antino, por lo tanto une el Peloponeso con la parte continental de Grecia.

Entre los numerosos museos de los que puede presumir la ciudad encontramos: el Museo Arqueológico, situado en la casa Karamandani; el Museo Histórico-Etnográfico y el Museo del Folklore, todos muy interesantes.

El Castillo Bizantino, en la montaña de Panachaikos, se edificó en el siglo VI sobre la antigua Acrópolis. Desde este lugar hay una magnífica vista de las Islas Cefalonia y Zante. En el Castllo, al que se accede por una larga escalinata, se llevan a cabo espectáculos de teatro y representaciones, sobre todo en verano.

Uno de los eventos más importantes de Patras es el Festival Internacional, que se desarrolla en el Odeon Romano con capacidad para 2300 espectadores.

Otro evento que atrae a muchísima gente a la ciudad es el Carnaval de Patras, uno de los más antiguos (más de 150 años) e importantes del mundo, no sólo en Grecia, comparable con el Carnaval de Venecia.

Otra de las fiestas es la del Patrón San Andrea, que se celebra el 30 de noviembre. Hay dos iglesias dedicadas a él: la primera de ellas se construyó en 1840, la segunda, por el contrario, mucho más grande se construyó en 1974.

La Iglesia de Pantocrátor se encuentra en la sugerente ciudad vieja.

La zona del puerto, situada cerca de la estación de trenes, no sólo es un lugar de paso, sino que ofrece un gran número de citas culturales, puesto que tiene un teatro al aire libre.

El Teatro de la Opera neoclásico Apolón data de 1872.

En lo que se refiera a las playa, se preferimos una playa para las familia, encontraremos la playa de Lambiri, al este de la ciudad. Si por el contrario queremos diversión, también nocturna, la playa de Rio, a 8 kilómetros del centro, es la más adecuada. Aquí aparte de locales nocturnos, encontraremos incluso un pequeño casino.

Si nos alejamos de Patras, encontramos una de las playas más conocidas de Acaya, la playa de Kalogria llamada también playa de la Monja. Aquí también encontraremos sitios reservados para practicar nudismo. Sin movernos de Kalogria, tenemos que ver la única acrópolis micénica fortificada de la parte oriental de Grecia, el muro de Dymaeans.

Si se desea explorar los alrededores de Patras, podemos, por ejemplo, llegar hasta Kalavrita, un centro de montaña al que se llega con un pequeño tren de cremallera.

Estos son sólo algunas de nuestras sugerencia sobre lo que ver en Patras, pero la ciudad ofrecen muchísimas más cosas a sus visitantes.